Registro Único de Artistas y Gestores Culturales

Estimados compañeras y compañeros artista y gestores cuturales de la provincia del Galápagos y de todo el país, la Ley Orgánica de Cultura publicado en el registro oficial No. 913 desde el 30 de diciembre de 2016, tiene como principio responder de manera transversal a la diversidad cultural, interculturalidad, buen vivir, integralidad y complementariedad del sector cultural, identidad nacional, soberanía cultural, memoria social, libertad de creación, acceso a los bienes y servicios culturales y patrimoniales, formación en artes, cultura y patrimonio, entre otros derechos y beneficios que esta ley brinda, así como también nos permite tener una base legal que organice y articule al sector cultura del pais que carecía de un instrumento que defina los roles y competencias del ente rector y de las instituciones que por mandato constitucional forman parte del Sistema Nacional de Cultura.

Por otro lado una de las herramientas para cumplir con el mandato constitucional y los principios de la Ley Orgánica de Cultura es el Registro Único de Artistas y Gestores Culturales (RUAC), Título III.- Del Sistema Integral de Información Cultural – Capitulo Único – art. 10.- de la Ley Orgánica de Cultura. Indica claramente que los artistas y gestores culturales que se registren tendrán acceso o uso de las distintas herramientas y mecanismos de apoyo, acreditación, patrocinio, subvención o fomento ya existentes y de los que establezca esta Ley.

El estar inscritos en el RUAC también permite ser parte de la asamblea provincial de la Casa de la Cultura Benjamín Carrión y tener el derecho a elegir o ser elegidos en las elecciones de directorio se la institución. Capítulo 8.- De la Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión – Art. 163.- Del Directorio Provincial.

Esta ley no es perfecta pero es la que tenemos, aun no tenemos reglamento a la ley, y no le corresponde a la CCE hacer un reglamento general, solo específicos en el marco de nuestras competencias, por esto invito a todos y todas los artista y gestores culturales que se sumen y sean partes de este proceso de cambio, que no se lo tome como la oportunidad de acceder a beneficios personales o solo de su sector, que no permitamos que esto se convierta en botín político, que no dejen que los resentimientos alimentados por el desconocimientos generen caos o trate con injusticia a quienes trabajaron y siguen trabajando para que el sector cultura tenga la representatividad que se merece, que no permitan que los egos individualicen la gestión cultural y sus beneficios, que se entienda que esto es un proceso y no un producto final.

 Rememoremos las creencias de nuestro honorable Benjamín Carrión “Si no podemos ser una potencia militar y económica, podemos ser una potencia cultural nutrida de nuestras más ricas tradiciones”…

   

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *